INICIOS

Nace como una acción de mujeres de la zona, quienes recorren el lugar y detectan a ancianos abandonados y con condiciones de vida muy precarias, por lo que luego de mucho conversar y encomendarse a Dios, deciden junto a la Encargada del Centro Comunitario Villa Belgrano, Hna. Pierrette Mathieu, de la Congregación de las Hermanas Siervas del Santo Corazón de Maía, organizar un comedor para esas personas, ya que lo más necesario era la alimentación, los medicamentos y el apoyo espiritual en esa etapa de la vida.
 
 


ACTIVIDADES HOY



 

Físico:

además de contar con un médico en forma permanente y una kinesióloga, se firmó un acuerdo con un centro de salud para emergencias que no puedan ser subsanadas con los medios que el hogar tiene.

 

Recreativo:

Concurren visitantes quienes cantan, bailan o sencillamente acompañan para brindar un tiempo de entretenimiento. Van niños de escuelas del medio, como un parte de un programa de intercambio mutuo de experiencia y vitalidad. También acuden personas que estudian peluquerí­a, belleza de manos y pies; atendiendo a los ancianos al mismo tiempo que practican técnicas. En forma diaria cuentan con la compañí­a de sus pares y algún perrito que también busca calor y alegrí­a y que a todos entretiene con su simple mover de colita.

 

Contención:

Se escucha al personal hablar con ellos mientras realizan sus tareas de manera afable y sincera. Brindando esa necesidad de contención a través de la charla cotidiana que todos necesitamos, y que en los ancianos se hace más evidente.

 

Espiritual:

Se celebran misas semanalmente, además se les brinda apoyo espiritual con lectura apropiada, con escucha activa, con su mensaje de entrega y paz.
 
  Gracias por acompañarnos!!!